le jet d'eau
what's newitc programme informationepisode guidestills gallery'the champions' in the pressmemorabiliaeditorials and commentschampions links
Press Archive
Teleprograma March 17th 1969Los Invencibles de Nemesis
Click to Enlarge
Click to Enlarge
Click to Enlarge
 
LOS INVENCIBLES DE NEMESIS
 
EL TITULO DE LA SERIE ES
«LOS CAMPEONES»
 
NEMESIS ES EL NOMBRE DEL ORGANISMO
INTERNACIONAL PARA EL QUE TRABAJAN
 
Anthony Nichols and Stuart Damon - The Gilded Cage
 
DICEN que Monty Berman es un hombre práctico y con mucha imaginación. Dos cualidades desde luego muy estimables en un productor televisivo. Prácticos lo son todos, sobre todo tratándose de ingleses. Lo dificil es encontrarlos imaginativos. Monty Berman lo es. Por eso ha tenido siempre, algo que ver con las series más importantes producidas por la TV británica. Asociado con Bob Baker, han hecho ambos cosas muy interesantes y ellos fueron quienes consiguieron los derechos televisivos de «El Santo,», que señaló una nueva y meteórica etapa en su carrera.
 
Alexandra BastedoWilliam Gaunt
 
NACE «LES CHAMPIONS»
 
Lo más dificil es dar con la idea-base. Porque está hecho todo o casi todo en lo que concierne a seriales televisivos. Héroes anónimos, normales, superhombres, parejas de héroes, trios, cuartetos, etcétera… Todas las combinaciones posibles han sido realizadas ya, bien sea por los norteamericanos o por los mismos británicos. «The Champions» fue una buena idea. Diríamos que es la plasmación televisiva de ese deseo tan humano y extensivo de querer ser sobrenatural, o al menos de tener dotes sobrenaturales. Algunas veces los semanarios y diarios nos ofrecen páginas publicitarias animándonos a desarrollar nuestra «potencia mental», a decirnos que nos convirtamos en hipnotizadores, en magos; que tratemos de sacar provecho de nuestras «fuerzas ocultas». Los técnicos publicitarios saben que ése es uno de los deseos del hombre; otro suele ser el convertirse en invisible. Basándose en ello nacieron los protagonistas de «The Champions», que en Televisión Española fueron rebautizados con el nombre de «Los invencibles de Némesis», título vigente en algunos países de Hispanoamérica. El autor de «Los invencibles de Némesis» es Dennis Spooner, uno de los más prolificos guionistas británicos. Ha escrito muchos guiones, especialmente de «ciencia-ficción», como «Fireball Xl-5», «Thunderbirds». Junto a Richard Harris hizo la serie «El hombre del maletín» y algunos episodios de «Los vengadores».
 
Stuart DamonAlexandra Bastedo
 
Los telespectadores ya conocen la historia de «Los invencibles de Némesis». Unos agentes al servicio de un organismo internacional, que tiene su modernisima sede en Suiza y trabajan por la Ley y el Orden, cuenta entre sus filas con tres agentes «fuera de serie». Una mujer y dos hombres. A raíz de una aventura vivida en el Tibet adquirieron unas inestimables dotes sobrenaturales. Su mente es una especie de computadora electrónica, que lo recuerda y archiva todo. Pueden conectarse a distancia por medio de una telepatia prodigiosamente desarrollada, que no conoce barrera alguna. Ellos son diestros en la lucha, y atletas avezados.
 
TRES AGENTES INTERNACIONALES
 
ALEXANDRA BASTEDO
(MADRE ITALIANA Y PADRE CANADIENSE)
 
STUART DAMON
(NACIO EN NUEVA YORK, DE ASCENDENCIA RUSA)
 
WILLIAM GAUNT
(UN INGLES QUE NO LLEGO A HOLLYWOOD)
 
 
ALEXANDRA BASTEDO: UN OSO POR MASCOTA
 
Nació el 9 de marzo de 1946, en Hove, condado de Sussex (Inglaterra), pero su pasaporte es canadiense. En sus venas corre sangre de muy diversos pueblos. Su madre es italiana, con ascendencia francesa y alemana, criada en Checoslovaquia. Su padre es canadiense, pero de procedencia hispano-flamenca.
 
A los cinco años Alex —como le llaman todos— toma lecciones de baile. A los nueve asiste a unos cursos de interpretación. Pasa a la Escuela Dramática de Brighton, y a los dieciséis gana un concurso para actuar en se a Hollywood. De vuelta, en Inglaterra, consigue un contrato para actuar en un serial —«El conde de Montecristo»— y un pequeñísimo papel en uno de los episodios de «El Santo». Los aficionados al cine y con buena memoria quizá la recuerden como hija de Deborah Kerr en la secuencia con David Niven, en «Casino Royale». En Italia ganó un concurso de «Mujer Ideal» durante unas vacaciones; en su casa del West londinense conserva un gran cuadro, recuerdo del premio ganado. También conserva afectuosamente un osito de juguete del que no se separa, y del que dice que es su mascota. Se lo regalaron cuando tenía dieciséis años. Alex habla el fancés e italiano, además del inglés Le gusta mucho la música sudamericana.
 
STUART NO SE APELLIDA DAMON
 
El apellido familiar era Zonis. Pero Stuart Michael Zonis adoptó el nombre artístico de Stuart Damon. Nacido en Nueva York el 5 de febrero de 1937, de padre ruso-griego y de madre ruso-rumana. Recibió una esmerada educación. Su padre, que había llegado a los Estados Unidos con quince dólares en el bolsillo, supo son los años construir un auténtico imperio de ropa para bebés y jerseys para señoras.
 
Su trayectoria es la corriente es estos casos: comienza estudiando Derecho en la Universidad, y actúa en obras de aficionados. Obtiene éxitos y decide profesionalizarse. Se independiza de su familia y lo pasa mal; trabaja en lo que puede, hasta de lavaplatos, hasta gue logra meterse en la producción de «Li’L Abner». De agosto de 1959 a febrero de 1960, nuevamente se encuentra sin trabajo. Al fin consigue trabajar en la producción de Broadway «De la A la Zeta» y otra más. Interpreta el papel principal masculino en «Irma la dulce», en su estreno en Las Vegas, junto a Juliet Prowse. También trabajaba en la obra Deirdre Ottawill, actriz británica con la que pronto contraería matrimonio. Se trasladan a Nueva York y Stuart trabaja en varios papeles para la TV. En mayo de 1962 tuvieron una niña, Jennifer. Más tarde se trasladó a Inglaterra con su esposa, para que los familiares de ósta pudiesen conocer a la niña, siendo así como tomó contacto con la TV británica. Trabajó en varios episodios de distintas series, entre ellas en «El hombre del maletín», y finalmente obtuvo el contrato para ser coprotagonista de «Los invencibles de Némesis».
 
UN BOTONES AVENTAJADO
 
A William Gaunt le fastidia levantarse muy temprano, para comenzar a las ocho de la mañana el rodaje de «Los invencibles de Némesis». Es soltero, tiene un apartamento como tal, y guarda un severo régimen alimenticio. Nada de alcohol. Y para mantenerse en forma, juega al golf. Nacido en Yorkshire el 3 de abril de 1937, hijo de abogado, Gaunt trabajó algún tiempo como botones, nada más terminar la escuela. Pero a él le atraía con pasión el teatro. Una vez cumplido el servicio militar, en Malta y Chipre, se matriculó en la Real Academia de Arte Dramático. Consigue una beca para estudiar en Dallas. Pensó que Dallas estaba muy cerca de Hollywood. En efecto, lo está, más que Londres, pero allí no consiguió más que papeles sin importancia. Desilusionado, volvió a Londres en 1959, sin un céntimo en el bolsillo. Pero en Inglaterra las cosas empezaron a irle mucho mejor. Alternó papeles cada vez de mayor importancia en el teatro, junto a otros de la TV. Intervino en la serie «Los vengadores», apareció en un episodio de «El Santo» y, junto a Diana Rigg, en «Mujeres, cuidado con las mujeres». Luego el estupendo contrato, para ser uno de «Los invencibles de Némesis». Con ello la popularidad.
 
Return to Top of PageReturn to Index